Seguidores

"Y es que el universo siempre conspira a favor de los soñadores"

sábado, 15 de septiembre de 2018

Quizá cuando despiertes ya no quede nadie


Yo, que te he mirado fijamente y no te he visto, quiero decirte que siempre lo intenté.

Pero ya me he cansado.
Me he cansado de jugar al escondite con alguien que no quiere que le busquen y mucho menos que lo encuentren.

Y es cierto, me hubiese encantado quedarme contigo y luchar contra todos esos gigantes que te retienen. Tramar cómo hubiese sido el ataque y guardar bajo la manga nuestro "factor sorpresa" como siempre hacíamos de pequeños… pero ésta es tu guerra, no la mía. Y aun así tú prefieres arremeter contra mí que contra ellos.

Podríamos haber sido fuertes, pero sigues confundiendo al enemigo.

Te digo que es cierto, créeme.
Hubiese preferido la lucha que el tener que retirarme. Pero no me dejas hueco y siempre que me acerco acabo con la boca estallada y las alas rotas.


Mírame a los ojos porque sólo te lo diré dos veces más: Ya me he can s a d o.

Me he cansado de ser la pared donde acaban estrellándose todos tus platos.
Que no quiero ser más saco de boxeo de nadie si nunca vas a salir ahí fuera a luchar por tu libertad.
Y también he decidido que tampoco quiero seguir siendo la mala de la película que tú mismo guionizas.



A veces, me gustaría ser parte de tus sombras para estar en tu cabeza, saber cómo te destruyes piensas, y comprender qué es lo que te impulsa a sacarnos a todos de tu vorágine de mierda. 

Entiende que si hablamos, fue porque queríamos quedarnos.

Me gustaría saber por qué te empeñas en respirar bajo el agua si nunca tuviste branquias. Qué te lleva a querer ahogarte sólo y ser incapaz de agarrarte a todas esas manos que, agarrotadas por el frío, se extienden una vez más hacia ti queriéndote -al menos- rozar.
Pero tú sólo escupes.
Y muerdes.


  - Ven. 
   Acércate y léeme los labios, porque ésta será la última vez que voy a repetírtelo: 

       Y a     m e     h e     c a n s a d o .


Me he cansado de ser aquél jarrón blanco que tú mismo empujas, cae y se rompe y encima no pueda llorar mi propia pérdida.  

Estoy cansada de fingir que no pasa nada, que todo sigue como siempre, cuando desde hace años ni tú mismo te encuentras en el espejo.

Me cabrea el hecho de que no me preguntases si quería jugar y sólo cuando comenzaba a picar me di cuenta de dónde estaba yo y de que tú ya estabas haciendo trampas, como siempre, sobrepasando con tu pie la línea de lanzamiento.
Y ahora, que me he cansado y entiendo que no tengo por qué aguantar tus veintiún mil dardos casi tan envenenados como equivocados, reivindico mi derecho a no ser más diana de nadie.

Que no es justo eso de no saborear tu miel pero aún así llevarse todos los picotazos. Que tú las tendrás alergia, pero a mí se me está cerrando ya la tráquea y la cabeza me explota de no entenderte.

Que ahora si pienso, escuece, y si busco no te encuentro. 
Y si me abrazo sólo recuerdo el huracán de cuchillas que lanzaste y que ahora tengo que sacar una a una de mi espalda.

Que tienes escorpiones en la lengua y el antídoto, aunque está en ti, aún no lo has encontrado.

Que me he cansado de abrazarte con los ojos cerrados mientras tú empuñas algo más que flores. Que no dejaré que aprietes más el gatillo, ni coleccionaré esos afilados dedos tuyos que tantas veces apuntaron hacia mí.



(...) Y en el fondo todo esto duele más de lo que imaginas. (...)

Y duele tanto porque sé de primera mano cómo rugen y tiemblan de inseguridad tus cimientos. También he vivido cómo desgarra por dentro el que se agrieten las paredes de tu consciencia y empiece a filtrarse una voz que aunque reconoces que no es la tuya no puedes plantarle cara e impedir que llene todo tu "tú" de humedades.

Pero sobre todo, me da pena el hecho de que no entendieses el significado de un sucio trapo blanco ondeando en una simple mesa de madera. 

Y es triste intuir que el cuadrilátero donde te atrincheras algún día se quedará pequeño para albergar tanta pena y acabará volando (contigo dentro) por los aires. 

Y ahí, sólo ahí, puede que del golpe despiertes y no te quedará otra que salir al mundo... pero quizás, para ese entonces, ya no te quede nadie.






12 comentarios:

  1. Un manifiesto muy claro y contundente.

    Mil besitos y feliz día.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los soliloquios, o manifiestos como dice Auroratris. Nadie te discute ni te interrumpe. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Nadie puede ayudarnos a salir de nuestras prisiones más que Jesús; y la gente, cuando uno le dice esto, se rie, como si fuera un cuento, sin entender que quien se lo está diciendo, estaba igual de cautivo tiempo atrás...

    Procura alejarte de quienes puedan llevarte a perder la paz. Un abrazo enorme! gracias por leerme

    ResponderEliminar
  4. Hay dos frases que siempre repito.

    No coloques como importante a quien te tiene como accesorio.

    Y no corras detrás de quien no te espera, párate. Alguien llegara que te valorara.

    Pero...
    Siempre hay un pero.
    Cerrar la puerta que veo que andas cerrando es un acto repetitivo.
    Hoy estás cansada.
    Mañana volverás a recordar buenos momentos y a escribir sobre ello.
    Pasado volverás a decir "esto se ha acabado"
    Y así.

    Una recomendación de alguien que lo desconoce todo. Cierra la puerta. No vuelvas a dedicarle letras. Sabes que no lo lee. Tu le das vueltas, la otra parte está a otra historia.

    Difícil, pero recomendable.

    Concedete la oportunidad de buscar lo que mejore tu vivir.





    ResponderEliminar
  5. Muy contundente, un manifiesto a sentir por fin que te liberas de algo que ya no te sirve. Una mochila que se descarga por fin!
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Sabes qué es lo peor después de leer todo lo que has escrito?

    Que no te has cansado.
    Todo lo contrario.

    Pero contra eso no se puede luchar, no te sientas mal...

    ResponderEliminar
  7. Lejos está tu texto de ser un susurro del viento, más bien es un grito envuelto en un huracán de sentimientos... Un texto que va de la decepción, por la falta de correspondencia del otro, hasta el reproche, por la misma razón, en un tono de deseperada angustia...

    Y como "saltar a conclusiones rara vez conduce a felices aterrizajes", sólo puedo decir que lo más importante en un problema que tiene solución, es el planteamiento y en uno que no tiene solución, el desistimiento... y depués encaminar los pasos hacia nuevos horizontes usando los errores como experiencia y ésta como herramienta de vida... el primer paso hacia ese nuevo horizonte no te pone en él, pero te saca de donde estás...

    Quien más quien menos nos perdemos en nuestros laberintos internos... dicen que el amor es química, debe ser cierto dadas las reacciones que provoca... y aunque esto del amor lo situamos en el corazón, su ubicación real es el cerebro... por eso, a lo mejor, en todas las vicisitudes que conlleva su proceso, lo más importante es "usar la cabeza" (lógica intelectiva y experiencia)...

    Dicen que "los polos opuestos se atraen"... mi experiencia me dice que se atraen más los afines; las afinidades hacen más divertido el proceso de ser, estar y compartir...

    Te deseo lo mejor...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  8. Ojalá puedas realmente hacer borrón y cuenta nueva. Te deseo lo mejor.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Una despedida que debería ser la definitiva.
    Muchas gracias por tu visita. Nos seguimos leyendo.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta muchísimo, me he visto reflejada en él, porque por situaciones parecidas hemos pasado casi todas las personas.

    Cuesta sacar el coraje necesario cuando aún se ama, peor este escrito tiene una fuerza increíble.

    Me gusta muchísimo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Y cuando se da un golpe en la mesa...se siente uno libre.
    Pero el golpe ha de ser rotundo,total,decisivo,sin vuelta atrás
    Claro que cuesta,que se cambia una vida,pero si es para sentirse libre,nunca retirarse
    Saludos y gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  12. Yo conté 17 párrafos (las frases de conclusión no cuentan), así que aún te queda un susurro, la clave está en usarlo cuándo sea necesario. Abrazos.

    ResponderEliminar