Seguidores

"Y es que el universo siempre conspira a favor de los soñadores"

viernes, 3 de octubre de 2014

0275.

Me dijeron que lo más bonito se encontraba en el interior de cada ser y me pasé media vida desmembrando insectos. Que lo que de verdad merecía la pena conocer estaba dentro de uno mismo y me pasé los que fueron mis últimos días, removiendo mis entrañas, estrujándolas sin más y exprimiéndolas con fuerza en busca de un elixir maldito que llevase grabado tus iniciales.

Decepción.
Lo único que hallé fue dolor y unas manos demasiado ensangrentadas hasta para mí.

Me dijeron que las heridas se curaban, mudaban su piel y cambiaban su nombre por uno más respetable, “cicatrices”, pero no me dieron solución a esto de estar abierta en canal. A esto de sangrarte con cada gota y seguir buscándote con las manos enpsicopatadas y los ojos nublados de no verte.

Me dijeron tantas cosas que aquí estoy, muriendo con cada parpadeo de aquél reloj de pared. Vacía por fuera y ahora por dentro. Buscándote a ti en mí, detrás de mis entrañas o escondido en uno de esos recovecos de mi intestino. A decir verdad, tratándose de ti nunca tuve remedio y ésta, en realidad,  sólo es otra noche más en la que acabo igual que siempre.

Desmenuzándome. Extirpándome poco a poco. Sin prisa, muriéndome por fuera pero matándome por dentro.

Descuartizándome, sangrando y desangrándome por ti, por encontrarte. Por encontrarte de nuevo en mí.

1 comentario:

  1. Alguna cosilla es mejorable en su contexto y el final pierde fuerza, pero hay un par de imágenes interesantes. Particularmente, es algo tópico para mi gusto, pero eso no es lo que me conviene juzgar: yo soy un bicho raro. :P

    ResponderEliminar